Región de cultivo

El 100% de las plantas cultivadas por nuestros productores provienen de la comarca de El Maresme, que ocupa una franja estrecha de tierra del nordeste de Cataluña, entre Barcelona y la Costa Brava. Entre mar y montaña, la zona conserva un paisaje montañoso sorprendente junto al Mediterráneo. El verde intenso de sus tres parques naturales y el azul del mar, con paisajes extensos, se interrumpen por pequeñas calas, que forman un paisaje idílico, de una típica belleza mediterránea.

Su orientación y cercanía al mar le confiere una climatología muy singular de tipo
mediterráneo templado que se puede considerar como microclima. Las precipitaciones medias anuales oscilan entre 600 y 800 mm y las temperaturas son moderadas y se sitúan en torno a 15°c de media anual.

shortcode image shortcode image

shortcode image

shortcode image

 

Todos estos elementos son beneficiosos para el cultivo de plantas ornamentales, hortícolas y flores. De hecho, la horticultura representa un papel importante en la economía de la comarca y en la fisonomía del paisaje. Además, su cercanía a Barcelona y alrededores, y su buena comunicación con Francia han hecho que El Maresme se haya convertido en una comarca clave para el comercio de planta, tanto comestible como ornamental.

Si bien el origen de la floricultura comercial en El Maresme se remonta a principios del siglo, fue en 1922 Beniamino Farina, también conocido como “El italiano”, quien revolucionó todo el sector con su llegada a Vilassar de Mar. Este floricultor milanés trajo a España las técnicas de cultivo de la Rivera italiana, muy innovadoras en aquellos tiempos, acompañadas de esquejes de unas variedades de clavel desconocidas hasta entonces.

El Maresme, en su evolución ha encontrado sus productos típicos y reconocidos. Dentro de los productos típicos del Maresme son reconocidas las Margaritas, Agateas, Dimorfoteca, Gazanias, Clavel, planta de temporada y Aromáticas.