Novaplant, los reyes de la tarrina